¡Porque no córtale la cola ni las orejas a tu perro!

 ¿Sabias que cortarle las orejas y la cola a tu mascota pueden provocar problemas en su salud? 

La práctica de ambos cortes que equivale a amputarlos, afecta la interacción social del perro y lo expone a dolor y posibles infecciones.

Estas son algunas de las razones por las cuales no debes cortar la cola o las orejas de tu mascota:

  1. Cortarlas en realidad es una amputación:  al realizar este tipo de procedimiento se cortan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos ademas de la piel.
  2. La cola es la continuidad de su columna vertebral: la cola se compone de vértebras llamadas caudales acompañadas de otros tejidos, es un elemento importante para mantener el equilibrio del perro. le sirve ademas como gula para girar, corres y hacer cualquier movimiento.
  3. La cola y las orejas son vitales para su comunicacion: La posición de las orejas y el movimiento de la cola emiten información importante para interactuar con otros animales.
  4. Es doloroso y traumático para tu mascota: los veterinarios aplican anestesia local, pero se tiene conocimiento de que los criadores no la utilizan y someten al cachorro a un dolor y trauma innecesario. Este procedimiento se caracteriza por un sangrado abundante.
  5. Una mala operación puede causarle la muerte: como son heridas abiertas, las infecciones por mutilaciones en la cola de los perros podrían llegar hasta sus órganos genitales e involucrar a la columna. En un caso grave, podría sufrir una infección generalizada y fallecer.
  6. Toda amputación afecta el comportamiento del animal: no siendo suficiente la práctica de la amputación de orejas y cola, existen dueños de perros que acuden a veterinarios solicitando el corte de las cuerdas vocales para aquellos que «ladran mucho». El animal, en pocas palabras, se queda mudo, incapaz de ladrar o con un ladrido afónico.

Así que piénsalo dos veces antes de someter a tu mascota a este tipo de procedimientos que pueden afectar la salud de tu mascota y su estabilidad emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *